contenedor recogida selectiva

La recogida selectiva de basura es el proceso de separación de los desechos según sus componentes (vidrio, papel y cartón, plástico, ropa y desechos orgánicos) para luego ser llevados a centros de reciclaje, disminuir de esta forma la cantidad de basura que va hacia los vertederos y contribuir así con el medio ambiente. Para que este proceso sea eficaz se requiere de contenedores adecuados a cada desecho y que estén debidamente identificados según su color respectivo. Aquí hablaremos acerca de las distintas opciones para contenedores metálicos de recogida selectiva.
 

El planeta en peligro

La enorme cantidad de basura que día a día producimos se está convirtiendo en un problema que no se soluciona con solo llevarla a los vertederos. Allá, la acumulación de desechos y la contaminación que provoca en aguas, en mares y en la misma atmósfera es ya una realidad que nos está afectando hasta el punto de comenzar a pensar en un problema de carácter global e irreversible que pone en peligro la existencia humana.

Uno de los pasos que cada uno de nosotros puede dar para evitar que este problema se haga cada vez mayor es el de la clasificación de nuestros desechos y depositarlos luego en contenedores de recogida selectiva. Este procedimiento de separar los desechos de vidrio, papel y cartón, ropa usada o basura orgánica, hará que los materiales que puedan reciclarse no vayan a parar en los basureros a engrosar el tamaño de la contaminación.
 

El contenedor ideal

El uso de contenedores metálicos de recogida selectiva permite que esos desechos que pueden reciclarse tornen a un ciclo de nueva vida y así le damos un valioso cariño al planeta. Para ello, existen las opciones de contenedores metálicos para envases plásticos, para ropa usada y para papel y cartón. Estos deben tener un diseño particular que evite la deposición y la entrada de agua al interior.

Lo ideal es que el contenedor esté fabricado en chapa de acero galvanizado de 1,5 mm y la capacidad promedio sea de 3 metros cúbicos. Como el contenedor será manipulado frecuentemente por los empleados del aseo a través de dispositivos mecánicos, lo recomendable es que posea argollas de elevación de enganche elaboradas en acero y el sistema de descarga sea adecuado para el vaciado total, que disponga de compuertas en su parte inferior.

Para que los contenedores sean duraderos y resistan la intemperie y el cambio de estaciones se aconseja seleccionar los que posean tratamiento antioxidante en todos sus elementos metálicos.

Cada contenedor tiene un color que, según norma internacional, debe identificar su uso: el amarillo es para envases plásticos, el azul para papel y cartón, el verde para vidrio, naranja para residuos orgánicos, entre otros.
 
Los contenedores metálicos son el grano de arena que ponemos para salvar el planeta.